↑ «Apelativo De Vikingos (enlace Recuperado)»

El Valencia necesitaba ganar para seguir con posibilidades de victoria y al descanso el equipo se encontraba con un marcador de 0-1 en contra y con Amedeo Carboni expulsado. En la vuelta ante la Fiorentina, Mestalla fue un infierno para el ex-valencianista, y el equipo se llevó la victoria por 2-0 (Ilie y Mendieta), tras la anulación de un gol válido de Rui Costa que hubiera podido calficar el conjunto violeta. A pesar de no contar con una gran inyección económica, el club realiza fichajes como los de Nigel de Jong, Bojan Krkić, Riccardo Montolivo, Cristian Zapata, Francesco Acerbi entre muchos otros, para rejuvenecer la plantilla, y de la mano de Massimiliano Allegri tener una nueva generación de jugadores que construyeran una nueva historia en el AC Milan y de esa manera, tener un equipo competitivo y más joven. Se contrata a Miguel Ángel Ruiz para ese cargo y se decide la continuidad de Quique Sánchez Flores a pesar de la negativa dinámica interna que estaba llevando el vestuario y de la falta de sintonía entre entrenador y afición. La afición se encontraba dividida entre partidarios del italiano o del entrenador. Se perdió dando una malísima imagen en Cornellà, y el siguiente encuentro como local la afición volvió a pitar a Nuno por la pobre imagen frente al Granada, a pesar de la victoria 1-0 con Mustafi y Jaume Domènech como los héroes del encuentro.

El juego ofreció algunas dudas y se cosecharon dos derrotas ante equipos colistas como el Deportivo y el Levante, pero a pesar de ello el equipo consiguió igualar el mejor inicio de temporada en la 10.ª jornada venciendo 1-3 en El Madrigal al haber conquistado 23 de los 30 puntos en juego, igualando así el de la temporada del ‘doblete’ conquistado con Rafa Benítez como técnico y el de la irregular temporada 08/09 con Emery. Esto sumado a la tristeza por haber perdido la segunda final consecutiva de la Liga de Campeones, a la no clasificación para dicha competición la temporada anterior, a la plantilla sin grandes estrellas ni jugadores de renombre, y a la marcha de Gaizka Mendieta provocó que muchos miraran el futuro con pesimismo. El Valencia perdía al descanso 2-0 en el Estadio Olímpico de Montjuic contra el RCD Español y el futuro del entrenador era muy negro, pero en el segundo tiempo dos goles de Rufete y uno de Adrian Ilie remontaron el marcador hasta vencer por 2-3. Desde esta jornada el equipo solo perdería 3 encuentros hasta el final de temporada. Todos los jugadores se desplazaban en conjunto y al mismo tiempo en la dirección del balón, bajaban y subían, no solamente todos juntos, sino permaneciendo a la misma distancia unos de otros, sin perder más de un metro.

En la temporada siguiente el equipo consiguió la clasificación a la Champions League por segundo año consecutivo de forma anticipada a falta de 4 jornadas, teniendo como figuras principales del plantel a Maignan, Tomori, Hernández, Tonali, Bennacer, Ibrahimović y Leão. Con el club ya en manos del máximo accionista y presidente, Juan Soler, se incorporan al equipo, gracias al trabajo del director deportivo Javier Subirats, futbolistas como David Villa, Patrick Kluivert, Miguel Brito o Edu. En contraposición a la pérdida de influencia de su tradicional institución, la ciudad se expande desde el punto de vista urbano, se embellece gracias al Barroco, y adquiere su rostro actual. El papa Pío se negó y la ciudad fue asaltada por las fuerzas italianas, las que la tomaron después de una breve resistencia (20 de septiembre de 1870). De esta forma ocurría un hecho trascendental: Italia recuperaba su unidad política perdida desde las invasiones lombardas y Roma reasumía su condición de capital histórica. Entre los años 2003-2010, debido a la Eurocopa 2012, el estadio se sometió a una reconstrucción completa, que incluyó la construcción de cuatro nuevas gradas totalmente cubiertas. Pese a los malos resultados en Liga con el equipo cada vez más cerca de los puestos de descenso, el Valencia va superando eliminatorias en la Copa del Rey ante el Real Unión de Irún, el Real Betis, el Atlético de Madrid y el FC Barcelona en semifinales, consiguiendo así disputar la final de la Copa del Rey el 16 de abril de 2008 en el estadio Vicente Calderón contra el Getafe CF.

Es el quinto club español con más títulos nacionales (15 campeonatos), por detrás de Real Madrid, FC Barcelona, Athletic Club y Atlético de Madrid. La final se disputó el sábado 26 de junio de 1999 en el Estadio Olímpico de La Cartuja de Sevilla contra un Atlético de Madrid que hizo una mala temporada pero tuvo un camino más plácido en Copa. Los resultados no acompañaban y en las 10 primeras jornadas se sumaba tan solo una victoria, ocho empates y una derrota, con solo 7 goles a favor. Ante el Rangers en Ibrox Park los jugadores valencianistas ganaron 1-2 con goles de Mendieta y Claudio López, maglia fiorentina 2023 y frente al PSV en Mestalla ganaron 1-0 con nuevo gol del ariete argentino. Aquel trofeo lo obtuvo ante el Arsenal, al que, después de empatar sin goles en Inglaterra, se venció por 2:0 en Milán, tras sendos goles de Boban y Massaro (al minuto 41′ y 67′, respectivamente). Estas protestas propiciaron discusión y división entre el valencianismo al acusarse mutuamente de sendos intereses particulares tanto en que se vaya Meriton como en defender la gestión y la continuidad de Meriton.

También te puede interesar